La historia

Agua de Sevilla lleva 28 años llevando el aroma de la primavera sevillana al mundo entero. En concreto, desde la Expo 92. Un año muy importante para la ciudad y el lanzamiento de nuestro icónico perfume.

Y es que Agua de Sevilla surge a raíz de un sueño… El sueño de atrapar en un frasco el inolvidable aroma de las noches de primavera en Sevilla y que, con el simple gesto de abrirlo, podamos disfrutar, en cualquier lugar del mundo, de la eterna primavera de la ciudad.

Sevilla no solo tiene un color especial, desde hace unos años, podemos decir que también cuenta con un aroma único, capaz de quedarse anclado en el recuerdo de cualquier persona que venga a visitarla…

“Es un aroma que se guarda en la memoria como un gran viaje, como una leyenda para los sentidos”

La Inspiración

Un sueño hecho realidad…

Tradición y modernidad. Madurez y juventud. Pasado, presente y futuro. Así es Agua de Sevilla. Una gama de perfumes que perdura en el tiempo, en el recuerdo que se hereda de madres a hijas, de generación en generación. Un legado que no entiende de épocas ni edades. Fragancias atemporales que encierran en ellas esencias características del sur. Ricas notas florales, cítricas y con mucha personalidad. Un clásico desde 1992.

Sevilla, la cuna de su inspiración. Una de esas ciudades que te atrapan por su aroma propio. Sobre todo, llegando la primavera. En esa época afloran por sus calles olores que nos son familiares desde la infancia. Y hacen que nunca se olviden…

Un día una brisa desnuda vino a nuestra tierra para recoger todos estos aromas y vestirlos de perfume. Hizo silbar las cuerdas de una guitarra, se perdió por los jardines del Alcázar y las callejuelas estrechas. Se embriagó de Sevilla y se echó a reposar en una fuente andaluza. Enamorada de tanta magia, pidió el deseo de encerrar en un frasco todo lo viera, sintiera y oliera. Sus deseos se hicieron realidad y así nació Agua de Sevilla. Fragancias que renacen para guardarse en la memoria como un gran viaje, como una leyenda para los sentidos.”

El inicio de una leyenda

El olfato es el sentido de los recuerdos. Con solo percibir de nuevo un aroma, podemos evocar a personas, lugares y momentos. Y sin duda, si algo se nos quedó grabado durante La Expo ‘92, de manera intacta, serena y reconfortante, es el olor de Agua de Sevilla.

Nuestro perfume no solo guarda en su interior el aroma de una ciudad, también capturó un momento de su historia más reciente, donde el azahar es el gran protagonista, envolvía el ambiente de cada uno de los rincones del recinto de la Exposición Universal de Sevilla. Su agua se pulverizaba desde grandes pérgolas que coronaban las infraestructuras de los edificios. No solo para atenuar el caluroso ambiente, también para inmortalizar un momento. Un hito para la marca que actualmente sigue estando muy presente en la vida de todos.

El frasco de cristal también tiene una historia y una inspiración de la ciudad haciendo homenaje a las chimeneas de la antigua fábrica de cerámica del Monasterio de la Cartuja. Otro sello de la ciudad que jamás nadie olvidará.

Materias primas de excepción…

La flor de azahar de Agua de Sevilla es única porque proviene de los naranjos amargos que abarrotan las calles de Sevilla y sus alrededores. Solo paseando por la ciudad se pueden contar más de 40.000 naranjos amargos. Algo único en el mundo y de lo que nos sentimos muy afortunados.

La elaboración de nuestros perfumes comienza con la recolección y tamizado del azahar, un proceso artesanal y 100% español. Se barean con mucha delicadeza para las flores se mantengan intactas y no perdamos lo mejor de ellas, su esencia. Se trata con la misma delicadeza que se trata el oro líquido que poseemos en España, la aceituna. Tras el bareo, se recogen en sacos de tela con la intención de no romper su proceso artesanal de destilación, causado por las temperaturas que coge la ciudad con el calor del sol andaluz. Es entonces cuando sólo las flores elegidas pasarán por el tamiz convirtiéndose en la eterna primavera que disfrutaremos todos.

¿A qué huele Sevilla?

Podemos decir que Sevilla huele a sus calles abarrotadas de naranjos amargos y a su fresco olor a flor de azahar en primavera. Huele al Parque María Luisa, a sus fuentes rebosantes de agua, a gracia andaluza, a poesía y sus poetas, a pinturas maravillosas, al barrio Santa Cruz, a TrianaSevilla huele a su arquitectura, al río Guadalquivir, a albero y a la alegría de sus fiestas de Abril.

Pero, sobre todo, podemos decir que Sevilla huele a Agua de Sevilla Perfumes; a ese aroma que se guarda en la memoria como un gran viaje, como una leyenda para los sentidos. Un trocito de Sevilla que puedes guardar en casa. Esa Sevilla que enamora a todo el que la visita y que siempre recordará por el perfume de su eterna primavera.

Campañas

2020

Agua de Sevilla Noir

Hombres decididos y valientes para embarcarse en un gran viaje. Hombres con sensibilidad para apreciar la belleza y los más exquisitos aromas. Hombres desde Sevilla al mundo.

Ver Más

Con el V centenario de esta gesta, Agua de Sevilla conmemora con su propio perfume. Un aroma que se guarda en la memoria como un gran viaje. La metáfora de un viaje eterno, desde los grandes desafíos globales a los pequeños retos personales.

Esta fragancia define a ese hombre decidido y valeroso capaz de embarcarse en cualquier aventura. Un hombre con sensibilidad para apreciar la belleza, los más exquisitos aromas y cuyo nombre resuena en el mundo entero. En sus notas olfativas, la lavanda es la protagonista absoluta, dejando siempre huella en todos aquellos que la huelan.

Después de Magallanes y Elcano, el mundo nunca volvió a ser el mismo. Desde Sevilla partieron 5 naos. Sabían cuándo partirían, pero no si regresarían.Y así, inconscientes de estar escribiendo un capítulo en la historia de la humanidad, doscientos treinta y nueve hombres, audaces y valerosos, se embarcaron en un largo viaje el 10 de agosto de 1519. La mayor aventura marítima de todos los tiempos. Una historia que comenzó hace 500 años y que hoy en día está más viva que nunca.

La primera circunnavegación fue una expedición heroica, llena de aventuras y adversidades. No lo tuvieron fácil por la cantidad de adversidades que encontraron durante el viaje.
Tras la muerte de Magallanes, Juan Sebastián Elcano se puso al frente de la expedición. Uno de los pocos marinos que pudieron contar sus vivencias.

Tres años después, solodieciocho hombres y una nao regresaron al Puerto de Indias. Ellos fueron las primeras personas que dieron la vuelta al mundo. Una hazaña que fue la propia constatación de que la tierra era esférica y no solo redonda… Y aunque nunca llegaron a saberlo, con este hecho crearon las bases del mundo moderno.

Agua de Sevilla – Mantón de Manila

Seña de identidad de nuestra tierra. Artesanía. Elegancia en estado puro. Enredos de sueños. Un tesoro vivo. Signo de belleza y sensualidad. Una obra de arte de la tradición y cultura andaluza que no tiene edad…

Ver Más

El romanticismo de su leyenda…

Dicen algunos que fueron las cigarreras sevillanas de la Real Fábrica de Tabaco las que pusieron de moda el mantón de manila….

Los fardos de tabaco que llegaban a nuestra tierra en la época colonial, estaban envueltos en un delicado tejido de seda que los preservaban de la humedad. Las trabajadoras les daban un nuevo uso a estas telas bordándolas a su antojo. Los bordados más habituales solían ser sus flores favoritas, creando así pequeños mantoncillos de colores infinitos que cubrían sus hombros.

Fue a partir de ahí, cuando la alta sociedad se “encaprichó” de estas piezas artesanales y empezaron a demandarlas a las “improvisadas” bordadoras, profesión que con el paso de los años se fue profesionalizando. Eso sí, la alta sociedad los quería grandes, haciéndolos casi como los conocemos hoy.

El mantón hoy en día

La extraordinaria perfección de los bordados,el enrejado o macramé(la técnica de los pescadores para anudar las redes) que enmarca el tejido de seda, el colorido y las composiciones han permitido que esta prenda sobreviva a lo largo de los tiempos. A toda su perfección, se han unido la tendencia de las figuras de las “Influencers”, chicas de entre 20 y 35 años que lo lucen en cualquier ocasión, dándoles así una segunda vida a esas joyas que encontramos en los baúles de nuestras abuelas. Bailaoras de todo el mundo lo llevan como una pieza más del espectáculo porque verlo en movimiento es ya una obra de arte en sí. Así como el gran salto a las pasarelas internacionales, convirtiéndolas en vestidos de novia, faldas, blusas, derivando en un sin fin de posibilidades para vestir, porque realmente.

En definitiva, no hay nada como el mantón de manila para realzar la elegancia de cualquier mujer…sin duda, una apuesta segura!

2019

Agua de Sevilla – El Resurgir del Aroma de una Ciudad

Ver Más

Podemos decir que, entre otras muchas cualidades, Sevilla se caracteriza por su industria artesana protagonizada por la cerámica y la alfarería, reconocidas mundialmente por su calidad y diversidad. Las primeras muestras de este legado datan de la época neolítica, pero es en la etapa hispanomusulmana cuando adquieren una personalidad propia, enriquecida más tarde por técnicas y fórmulas de estilos clásicos de otras culturas.

Desde hace siglos, el barrio de Triana ha sido el epicentro de la producción de la cerámica artística. Fue la zona donde surgieron los primeros alfareros, moldeando vasijas y toda clase de utensilios cotidianos. Más tarde, gracias a técnicas aportadas por otros pobladores, se fueron implantando, traspasando fronteras y convirtiéndose en un arte decorativo, como forma de expresión y seña de identidad de la ciudad.

Esta edición de Agua de Sevilla rinde homenaje a esta herencia cultural. Inspirada en la cerámica de la ciudad, un oficio y arte que ha estado y está presente en toda la historia de Sevilla y en sus diferentes modalidades ha sido el elemento más utilizado en calles, plazas y casas. Tanto que ahora es parte de nuestras tradiciones y costumbres.

En Agua de Sevilla Perfumes le damos importancia a los detalles y es por eso que hemos elegido los 3 colores de la ciudad para nuestro azulejo:

  • El blanco, por su flor de azahar.
  • El amarillo por el sol andaluz.
  • Y el azul añil, por ser el protagonista en teñir el crepúsculo de la ciudad…

Carlos Buendía

… Y Agua de Sevilla llegó a mí, como agua de mayo, o de abril, y ya se sabe… en abril aguas mil, pero de Sevilla… y me dejaron ser yo, por que mi mundo es el suyo y su mundo el mío, hablemos de poesía y de primavera, de sensaciones que erizan la piel y de sentimientos que llegan al alma. GRACIAS AGUA DE SEVILLA.