Agua de Sevilla, la emblemática firma de perfumes andaluza, es el regalo perfecto en Navidad. Por eso, este año, es imprescindible una parada para ver la decoración navideña de su punto de venta propio. En pleno corazón de Sevilla, C/ Tetuán, 7. Este local se convierte en una caja de ilusión y magia por unos meses, para esconder en su interior la esencia olfativa de su ciudad. Una gama de perfumes que perdura en el tiempo. En el recuerdo que se hereda de madres a hijas, de generación en generación. Un legado que no entiende de épocas ni edades y que estas navidades se convierte en el regalo ideal. 

Regalar un perfume no se hace todos los días. Es una experiencia. Una apuesta segura. Estas fiestas las fragancias de Agua de Sevilla nos transportan a la primavera andaluza. Un regalo único y emocional. Aromas atemporales que permanecen en la memoria y encierran esencias muy características del sur, ricas notas florales, cítricas y con mucha personalidad. Un clásico desde 1992. 

Agua de Sevilla, el regalo perfecto

Llevamos más de 20 años ofreciendo emociones a nuestros clientes. Porque eso es Agua de Sevilla, una emoción, el recuerdo de un momento, de personas… pero lo mejor que tiene es que lo hacemos con algo tan nuestro como es el azahar de los naranjos amargos que llenan la ciudad. Durante todo este tiempo, hemos trabajado con los mejores perfumistas y, desde que llevamos la marca, nuestro compromiso sigue siendo el mismo: mantener el aroma original que nos caracteriza desde nuestros inicios. En nosotros prevalece el afán de mantener la esencia y la historia de la marca año tras año. ¡Un conjunto que hace que sea el regalo perfecto esta Navidad!”, afirma María Cardoso Bañuls, directora de marca de Agua de Sevilla. 

En una entrevista realizada a Sevilla Magazine, María Cardoso, revela que la boutique se trata de “un pequeño regalo para la gente de aquí y sus visitantes. Que tuvieran la oportunidad de conocer más allá de nuestras calles y nuestros monumentos, iniciativas como la nuestra. Vendemos algo que no podemos perder: nuestra ciudad, su olor, su historia, sus tradiciones“.

Un legado familiar

Cada año, llegadas estas fechas, muchas familias vuelven a confiar en la firma sevillana para mantener viva la tradición de regalar primavera. “Nos seguimos emocionado cada vez que alguien nos cuenta que nuestros perfumes le recuerdan a su madre, abuela o marido, porque una Navidad le regalaron uno de nuestros clásicos. Toda nuestra gama es especial y única. Yo misma uso las tres fragancias que tenemos, incluyendo la masculina que podría ser de mis favoritas. La lavanda y las notas de especias, aportan carácter a la mujer. Solo hace falta saber qué quieres transmitir con un perfume, para decidirte por uno de ellos. Aunque resulta difícil cuando los hueles, enamoran todos”, comenta María Cardoso.

Para acertar en la fragancia que se va a regalar, los perfumistas aconsejan fijarse en la forma de ser, el comportamiento y las necesidades de esa persona tan especial que va a usarla. 

Si es elegante, le gusta arreglarse todos los días y tiene un punto delicado y sensible, la mejor opción es Agua de Sevilla, puedes optar por el packaging clásico o sorprender con el nuevo formato inspirado en el tradicional mantón de manila. En cambio, si es bastante extrovertida, le gusta dejar huella y se atreve con todo, Agua de Sevilla Noir será su perfume de referencia. Agua Real será el perfume idóneo para aquellas personas detallistas y soñadoras que les guste tener una joya en su tocador. Y por último, si se busca un aroma para alguien que sea espontáneo, divertido y le guste sentirse fresco todo el día, sin duda, Agua de Naranjos es el regalo perfecto.