¿Recuerdas cuando de niña soñabas con ser princesa haciendo con tus propias manos una corona de jazmín? ¿O aquellas noches de verano en las que tu madre colocaba un pequeño ramillete de estas flores junto a la cama? ¿O al primer amor que inocentemente te las regaló? Y es que no somos pocos los que hemos crecido junto a algunas de sus enredaderas. Marcando así muchos de nuestros más preciados recuerdos. Para inmortalizarlos, tenía que formar parte de la fórmula de Agua de Sevilla y, por eso, vamos a contarte todo los secretos que hay detrás de esta bella flor.

Principalmente se distingue por dos cosas, por su hermosa flor blanca y su embriagador aroma. Un equilibrio perfecto. Inquebrantable. Popularmente conocido como Jazmín, su denominación proviene del género de jasminum y cuenta, ni más ni menos, que con 200 especies diferentes de brotes. Y aunque su belleza y dulce fragancia han hecho que sea una de las flores más populares de Occidente, sus orígenes nos llevan a tierras muy lejanas. Concretamente China, Medio Oriente o la India. Países con una gran tradición mística detrás. De ahí el profundo simbolismo que al jazmín se le profesa. 

 

 

¿Qué representa esta flor?

 

  • ¡Que a todas las madres le guste tanto, no es mera casualidad! Al igual que otras muchas flores blancas, el jazmín es representación de pureza y maternidad. Su nombre está cargado de connotaciones afectivas, que simbolizan la amabilidad y el cariño familiar.

 

  • Si regalas esta flor o alguien te la ofrece, significa que lo vuestro es

    Foto Innovias.

    amor del bueno. Pues, en muchos países, es símbolo de compromiso, amor eterno y sensualidad. De ahí que sea tan común verla en ramos de novias, coronas o decoraciones de bodas. 

 

  • Además de encarnar todo tipo de sentimientos profundos, representa la amistad verdadera. Así que, si algún día tienes que expresarle a un amigo que es alguien muy especial en tu vida, no dudes en obsequiarle con un bonito remillete de jazmines. 

 

  • Por su profunda espiritualidad, es una flor ideal para ofrendas religiosas. Desde tiempos inmemoriales, el jazmín también se emplea para adornar santuarios o rendir honor a dioses y difuntos. 

 

Pero, más allá de estas profundas creencias, siendo prácticos hay que reconocer que su sencillez es el más valioso atributo que ostenta. De ahí que adoremos esta flor y siempre queramos estar cerca de ella. Esto convierte al jazmín en el perfecto ornamento para decorar cualquier espacio interior o exterior. Su aroma, es un gran aliado a la hora de tapar malos olores y darle una calidez particular a nuestro hogar. También es ideal para incluirlo en los juegos y manualidades con los más pequeños. Recogerlas y hacer coronas de flores o ramilletes se convierte en un fantástico entretenimiento, a la vez que acercamos a los niños a admirar y disfrutar de la naturaleza en su estado más puro. 

Además, detrás de su sencillo aspecto, también es una poderosa planta medicinal que sirve para tratar y prevenir muchos males de nuestro organismo. Por sus diversas propiedades curativas, el jazmín es muy empleado en aromaterapia, para infusiones y aceites esenciales. Entre sus beneficios más conocidos, encontramos que es un calmante natural, perfecto para reducir la ansiedad o el estrés, se puede emplear como somnífero para favorecer el sueño, utilizarlo para problemas musculares y estomacales o de antiséptico para limpiar la piel o desinfectar heridas. 

 

¿Qué más se puede pedir? Bonita. Perfumada. Con personalidad. Esta flor lo tiene todo. Ya te puedes imaginar por qué el jazmín tenía que formar parte del secreto de Agua de Sevilla. Si quieres acertar con un regalo singular o, simplemente, recordar las suaves noches de verano en el Mediterráneo durante todo el año, nuestros perfumes son tu mejor opción. Escoge Agua de Sevilla y te enamorarás de la magia de sus flores.