El Salón Internacional de la Moda Flamenca está de celebración por sus bodas de plata. 25 años regalándole a Sevilla tradición, innovación y mucha flamencura. Demostrando que el traje de flamenca es más que un vestido regional, dándole visibilidad al sector fuera de sus fronteras y llevando como insignia nuestro arte y talento por todos los rincones del mundo. Hemos querido compartir esta edición tan especial con una de las diseñadoras más veteranas de SIMOF, Pilar Vera, para hablar con ella del presente y pasado de esta pasarela.

Para muchos Pilar Vera es uno de los nombres insignias del mundo de la moda flamenca. Sus desfiles siempre están repletos de miradas ávidas de nuevas tendencias, es un referente a la hora de buscar inspiración y la Feria se llena por una semana de muchos de sus trajes de flamenca. Y aunque no hace falta presentaciones, Pilar Vera es una diseñadora sevillana que lleva vistiendo a la mujer desde hace más de 40 años. Por sus manos han pasado madres e hijas en busca de su traje perfecto. Porque como su propio lema dice: “hay un traje para cada mujer”. Amable, cercana y con una amplia sonrisa, nos abre las puertas de su camerino para contarnos detalles de su última colección y hacer balance de su trayectoria en SIMOF. 

 

Llevas más de 40 años de trayectoria profesional y eres de las primeras diseñadoras en desfilar en SIMOF, ¿mantienes la misma pasión e ilusión de los primeros años?

Si se perdiera la ilusión, no se podría hacer nada. La ilusión es lo que nos mueve para crear y seguir renovándonos. Y si algún día no me ilusiona lo que estoy haciendo, dejaré de hacerlo para buscar nuevas cosas. Quizá me dedicaría a leer y a viajar que es lo que muchas veces me encantaría hacer y, por falta de tiempo, no hago.

 

Un año más eliges SIMOF para presentar tu última colección, este año “Y Sevilla”, ¿qué podemos encontrar en ella?

En mi última colección, “Y Sevilla”, podéis encontrar mi esencia de siempre. Dentro de lo clásico, soy una diseñadora que me gusta darle siempre un guiño a la modernidad. Me gusta la juventud y ver cómo se visten con mis trajes. También aquellas personas que no son tan jóvenes, pero que tampoco quieren anclarse en los mismos vestidos. En parte de la colección, hay una vuelta de tuerca para trajes que se pueden poder también en algunas ocasiones especiales, como una boda o evento.

Podemos encontrar diseños divertidos como las bombers (quizá lo más novedoso que vamos a ver este año), trajes en seda que van a gustar muchísimo, perfectos para la Feria o cualquier fiesta, el traje perforado de toda la vida con tiras bordadas… Recuerdan a la imagen de principios de este siglo y los años 70 que siempre han sido una inspiración importante para mí. Eso sí, dándole un nuevo giro en el sentido del colorido, la colocación de los volantes, las mangas, los escotes, y los talles. Hay un poco de todo... ¡Creo que vais a disfrutar mucho de la nueva colección!

 

Foto El Correo de Andalucía.

Foto El Correo de Andalucía.

SIMOF cumple 25 años, casi los mismos que Pilar Vera desfilando en él, ¿qué crees que aporta SIMOF y Raquel Revuelta a la moda flamenca?

La moda flamenca no estaría en el estatus que está ahora mismo si no fuese porque hace 25 años, Raquel junto con su equipo, pensaron en la idea de hacer una pasarela de moda con trajes de flamenca. Y aquí estamos. En principio fue una locura… recuerdo como Raquel me llamó y me preguntó si podía hacer veinte vestidos para el primer desfile. Yo me quedé diciendo, ¿cómo lo hago?

Por aquel entonces no estábamos acostumbrados. Las únicas pasarelas que se hacían eran las de la Hermandad de Triana en Sevilla. Un benéfico que se hacía anualmente, pero que no tenía nada que ver. Había hecho pasarela en espacios pequeños de Madrid o Barcelona, pero siempre juntando los trajes de mis clientas. Nunca antes se habían hecho colecciones exclusivas. Estas se empezaron a hacer a partir de SIMOF.

Lo recuerdo con mucho cariño. Las primeras ediciones fueron en el Hotel Alcora, donde nos acogía Sebastián González con muchísimo mimo. De ahí pasamos a FIBES. Si soy sincera, nos costó mucho trabajo el cambio. En este hotel tan emblemático de Sevilla éramos una pequeña familia. Empezar en FIBES se nos hizo grande en ese momento, nos perdíamos por los pasillos… Bueno, como nos pasa ahora, que me sigo perdiendo en el nuevo teatro (ríe). Pero a todo nos acostumbramos y al final estamos con la misma tranquilidad y familiaridad de entonces. La única diferencia es que la visibilidad ahora es mayor y estamos en un espacio oficial. Cuando un proyecto crece, hay cambios que deben producirse. Y todo gracias a Raquel. 

 

¿Qué supone para ti haber formado parte de la historia de SIMOF?

Para mí es muy importante sentirme parte de la familia de SIMOF. Con orgullo lo cuento y con orgullo lo llevo. No pararé nunca de alabar el proyecto hoy y siempre. 

 

¿Recuerdas alguna anécdota que te haya sucedido en SIMOF?

¿Anécdotas? Hay tantas… Nos hemos reído, nos hemos disfrazado en el backstage, hemos hecho casi de todo. Somos realmente una familia. Las vestidoras, el director, la misma Raquel que se pasa a vernos, los peluqueros, maquilladores, las niñas que las conocemos desde hace muchísimo tiempo… Tenemos una complicidad y un buen estar que da gusto. Lo digo de verdad. Y aunque haya algún rocesillo, se lima rápido porque, ante todo, nos queremos. 

 

Afortunadamente existen cada vez más certámenes y desfiles de moda para apoyar y proyectar a los jóvenes diseñadores, ¿qué les podrías aconsejar a todos los nóveles creadores?

No me siento muy buena consejera… Creo que cada uno debe saber muy bien lo que quiere en esta vida, ya que eso es lo que te va a llevar al “éxito”. Luego el dilema está en saber cuál es el éxito, pero eso es otro tema. Mi consejo es que hay que trabajar. Esto es un trabajo como otro cualquiera. Con unas connotaciones artísticas, de imaginación, de inventiva y buen gusto, pero no deja de ser un trabajo. Y si no se pone uno a trabajar, te aseguro que no sale nada. Bueno, puedes no trabajar, pero que lo haga alguien que esté a tu lado y que sea capaz de hacerlo. También es necesario aprender la costura, que es un oficio que nunca se termina de conocer por mucho que pasen los años. No hace falta que un diseñador cosa, pero sí que sepa lo que está bien hecho o no. Y por ultimo, que esa ilusión de la que hablábamos al principio no se pierda nunca. 

 

Nos colamos entre bastidores del desfile de SIMOF para enseñaros un adelanto de la colección “Y Sevilla” de Pilar Vera. Nervios, expectación y caras de alegría en los momentos previos.

 

Si te apetece ver más, todavía estás a tiempo de disfrutar del espectáculo de la moda flamenca. FIBES, el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla, acogerá del 7 al 10 de febrero esta emocionante edición que no escatimará en sorpresas. 40 desfiles donde se mostrarán las últimas y más novedosas tendencias de trajes de flamenca, 1700 trajes de diseñadores nóveles y consagrados, casi 100 stands del sector en la zona comercial, espectáculos de baile, masterclass de patronaje y muchas otras actividades que nos tienen preparados para que este año sea inolvidable. ¡Allí os esperamos a todos!