Es sin duda el alma de nuestro perfume. Pero su aroma no solo es una parte importantísima de la fórmula de Agua de Sevilla, también sirve de constante inspiración. Hablamos del azahar, la flor por antonomasia del mediterráneo. Aunque ya es de sobra conocida por todos, en esta sección os acercaremos y os daremos algunos detalles que te harán apreciarlo más si cabe. 

En primavera esta flor brota de los naranjos que inundan las calles y plazuelas de muchas ciudades del sur, dejando un aroma embriagador que hace que sea un gran distintivo de todas ellas. Su nombre procede del árabe, y es que este árbol frutal nos ha acompañado durante siglos en estas tierras. Por su sentido simbólico de belleza y pureza, no es de extrañar el culto que a esta flor se le hace, la cantidad de referencias que hay y lo preciada que es entre muchas culturas. De pequeñas dimensiones, sus cuatro pétalos abiertos de un blanco casi inmaculado se ven salpicados por finos estambres dorados. Pero su atractivo pasa a un segundo plano al desvelar su mejor y más preciado regalo, su olor. 

Y será por su carácter efímero y la época del año que representa –ya que solo puede disfrutarse durante algunas semanas entre marzo y abril – que hace que sea parte constante de nuestros recuerdos y siempre anhelamos su regreso. Nos recuerda a las tardes de paseo en el Parque de María Luisa, a niños pidiendo cera en Semana Santa, a los días de sol en un bar de Triana, nos recuerda a la inocencia de épocas pasadas, a los nervios del primer amor…

El agua de azahar es producto de la destilación de las flores del naranjo amargo, que deben ser recolectadas frescas, recién abiertas y sin amarillear. Pero más allá de su cautivador espíritu, que hace que sea parte del perfume de Agua de Sevilla, tradicionalmente es considerada una flor terapéutica. El agua de naranjos tiene efectos calmantes y sedantes que ayudan a aliviar los nervios, por lo que ha sido y es un ingrediente esencial de muchas infusiones. También de ella se extrae el aceite esencial del azahar, otros tipos de aguas de colonias caseros y es frecuente emplearla en cosméticos dadas sus propiedades curativas.

Pero no solo eso, también se utiliza en repostería para darle un especial aroma a ciertos postres y masas pasteleras, como el afamado Roscón de Reyes o Pan de Muerto en México. Para que conozcáis el agua de azahar más de cerca y os familiaricéis con un producto tan de nuestra ciudad, os proponemos que este año lo incorporéis en vuestras comidas navideñas. Tranquilos, si no sabéis cómo, muy pronto os desvelaremos la receta tradicional de este delicioso dulce para que sorprendáis a familiares y amigos. ¡No os vayáis muy lejos!